ANDREA MOTIS – LOOPHOLES

Aiguantulivinamérica 3

Duración del show: 2 horas
Edad recomendada: 13 años

 

Amigas, amigos, amigues… Yo tengo un sueño.

 

Yo tengo un sueño y es que anoche cené fuerte y luego, claro, estuve dando vueltas en la cama por culpa de la pesadez de estómago y del reflujo porque, además, no tenia la almohada adecuada y… Pero esto ahora no viene a cuento y, además, me voy del tema.

 

Yo tengo un sueño y es que, algún día, nuestras vidas sean igual de emocionantes, glamurosas y profundas que las de los americanos, y que, mientras ese día llega, podamos seguir partiéndonos la caja juntos en teatros, auditorios y salas polivalentes, adecuadamente equipadas, a costa de reírnos de nuestras diferencias y similitudes.

 

Yo tengo un sueño y es que, pese a a haberos hecho reír ya hasta la extenuación con Aiguantulivinamérica 1 y Aiguantulivinamérica 2, pueda ahora destrozar vuestros órganos internos por culpa de las carcajadas que os provoque con Aiguantulivinamérica 3, y seguir, además, acumulando cantidades indecentes de dinero como recompensa.

 

Yo tengo un sueño y es que, pese a todas las dificultades y frustraciones del momento, sigamos riendo juntos, hasta alcanzar el éxtasis, con el final de esta trilogía americana.

 

Con todos vosotros… Aiguantulivinamérica 3

FITO Y FITIPALDIS – 2 Y 3 DICIEMBRE

IGNATIUS: La comedia salvó mi vida

🎭🎤 LA COMEDIA SALVÓ MI VIDA 🎭🎤

Ignatius Farray, en su show ‘La comedia salvó mi vida’, contará de corazón sus vivencias y opiniones con la fe de que la risa, tarde o temprano, llegará. Con más de 12 años haciendo Stand-up Comedy, sigue pensando que ese es el estilo más genuino y verdadero de hacer comedia, precisamente por la implicación personal que se supone que hay que tener con las cosas que se dicen o se cuentan arriba del escenario.

Duración: 105 min aproximadamente.

Espectáculo no recomendado a menores de 18 años.

 

ENTRADAS

 

Principiantes

 

“Principiantes”es la adaptación teatral de uno de los relatos más conocidos de Raymond Carver, que fue originalmente publicado en 1981 con el título “De qué hablamos cuando hablamos de amor”. La pieza gira precisamente en torno al tema del amor, a través de cuatro personajes que conversan en una cocina: un matrimonio “veterano” y una pareja de amigos más jóvenes cuya relación es más reciente. A lo largo de una tarde, en una atmósfera marcada por la luz cambiante, los cuatro comparten sus experiencias e ideas, grandes y pequeñas, sobre lo que significa el amor y la necesidad del otro. Romántica y desgarradora, realista y poética al mismo tiempo, la pieza no sólo es referente de una época, sino que nos atrapa hoy con la fuerza de una pieza de música esencial. Cuando el relato vio la luz por primera vez, fue recortado a la mitad por Gordon Lish, amigo y editor de Carver. Para este montaje nos hemos basado sobre todo en la versión original, que se recuperó en 2007, y también hemos recurrido a otros pasajes y fragmentos del autor americano, con lo que nuestra propuesta quiere ser una inmersión completa en los elementos recurrentes del universo Carver: las relaciones de pareja, el amor y el alcohol como refugios, pero también como armas mortales, la predestinación frente al azar, y la textura literaria de la experiencia americana.

 

La fiesta del Chivo

La obra maestra del premio Nobel de literatura, Mario Vargas Llosa, apenas ha sido adaptada al teatro, por su riqueza y complejidad. En ‘La fiesta del Chivo’ se narran los últimos días del dictador Trujillo en la República Dominicana, el autor se vale para ello del personaje de Urania Cabral, una exitosa abogada que abandonó el
país de forma misteriosa siendo una niña. Tres décadas después, regresa para visitar a su padre moribundo, el senador Agustín “Cerebrito” Cabral, un antiguo alto cargo del Régimen que cayó en desgracia. Durante ese viaje, se
desvelará el secreto que la protagonista ha guardado celosamente desde su huida. ‘La fiesta del Chivo’ es una lección de vida, que nos recuerda que el valor y la dignidad son los únicos antídotos contra la  maldad y la barbarie.